Nuestro interés por patentar en el extranjero

Maximiliano Santa Cruz Scantlebury
National Director of the National Institute of Industrial Property – INAPI

Han pasado poco más de dos años desde que el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, INAPI, empezara a operar como Administración encargada de búsqueda y examen preliminar internacional (ISA/IPEA) del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), tanto para los solicitantes chilenos como para aquellos pertenecientes a los países de Latinoamérica y el Caribe, miembros de PCT.

El sistema PCT es la columna vertebral del registro de patentes internacionales. Es el Tratado más importante en materia de tramitación de patentes. Chile ingresó a este Tratado en 2009, y actualmente 148 países son miembros, y de ésos solamente 21 son ISA/IPEA (Autoridades de búsqueda y examen preliminar internacional), una categoría que habilita a emitir una opinión que puede ser utilizada por las oficinas de patentes de los restantes países miembros del tratado. Una de esas 21 oficinas es el INAPI, lo que la hace la segunda en la región en conjunto con la oficina de Brasil y la segunda en tener como idioma de trabajo el español, junto a la oficina Española.

Durante el primer año que INAPI ha funcionado como ISA/IPEA, desde el 22 de octubre de 2014 a diciembre de 2015, se presentaron 169 solicitudes internacionales PCT que designaron a INAPI como ISA, de las cuales 123 fueron chilenas y el resto de países latinoamericanos, quienes eligieron y confiaron en INAPI para realizar búsquedas internacionales.

Al respecto, debo destacar que de las solicitudes que nos han designaron como ISA/IPEA en ese periodo, 44 corresponden a universidades chilenas (más 5 extranjeras). Ese número es muy alto, y reafirma las cifras que se tuvieron durante ese período como Oficina Receptora, en donde 22 solicitudes de un total de 90 que se recibieron (equivalente a un 24,4%) fueron de universidades nacionales. Estos números superan claramente en forma porcentual las cifras globales respecto del patentamiento de universidades en PCT y, por otra parte, confirma el acierto de INAPI de fijar tasas diferenciadas y de menor valor para las casas de estudios superiores, como una manera de facilitar y promover la acción de las universidades en la innovación. Ello queda demostrado con las solicitudes presentadas por universidades con menos experiencia en el patentamiento de sus innovaciones, como la Universidad de Talca, la Universidad Andrés Bello y la Universidad del Biobío, las que se unen a otras ya más consolidadas como la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Concepción y la Universidad de Santiago.

Las universidades son la fuente primaria de la mayoría de las innovaciones tecnológicas y son el puente perfecto para establecer un intercambio de doble vía entre la investigación por un lado y los negocios y la comercialización por el otro. En Chile las universidades están haciendo un buen esfuerzo en patentar y que deberían seguir haciendo y promoviendo.

La generación de nuevo conocimiento a través de la actividad científica de las universidades es un instrumento fundamental para llegar al desarrollo económico, social y cultural. Chile posee una tradición científica que lo sitúa en posiciones de vanguardia en términos de productividad a nivel latinoamericano y eso es lo que reflejan estas cifras.

Quiero decir que en INAPI estamos muy satisfechos con el número de solicitudes que nos han designado durante dicho período como ISA/IPEA de PCT, ya que ello da cuenta de la alta confianza que despierta INAPI en la comunidad de la Propiedad Industrial tanto chilena como de la región y a la vez nos genera una enorme responsabilidad con aquellos solicitantes que confiaron en nosotros para prestarles un servicio de búsqueda de calidad y eficiente.

Future of Globalization: No Time to Waste

Juan Antonio Enciso
Director, MBA in Global Business & Strategy, EGADE Business School, Instituto Tecnológico de Monterrey

On April 20, in a session at the Global Network for Advanced Management Fifth Anniversary Symposium, a panel of experts, including former U.S. Secretary of State John Kerry, will lead a discussion of the future of globalization and the implications for business and management education. Watch the discussion live.

Globalization encouraged companies to design and implement their business strategies to take advantage of the competitiveness of each region, configuring and adapting the value of their supply chains in manufacturing, investment, and trade. It’s clear that the global value chains took years to configure, with the flexibility to respond quickly to changes in technology and consumer trends, and regulations and financial cycles, among many other global economic factors.

However, this status seems to be facing challenges, mostly from political events and apparent anti-globalization postures in several countries, including the U.S., the U.K., and many others around the world. The question that arises is how these politically led movements and governments will impact the competitiveness of the current global value configuration? In practice, what does it mean in terms of changes to regulations and benefits of trade and direct-investment agreements, double-taxation treaties, property-rights protection, environmental regulations, and quality standards, among many other economic factors that define the feasibility of both production and consumption?

The impact of the future of globalization or anti-globalization depends on several factors. Some of these factors are the political and economic views of the new generation of leaders and governments on how profound and deep the changes in trade and foreign-direct investment regulations will be, new tax configurations, changes in rules of origin within trade agreements, environmental and logistics regulations, and the non-trade-related issues that governments would probably like to tie to trade, such as immigration, security, border crossings, and democratic processes, among other issues.

How will this new status quo impact a trade-dependent country like Mexico? It depends on how fast governments and companies come to understand their current situation and potential changes, the effectiveness of their capacity to change their global value chains to maintain their competitiveness, and their capacity to negotiate or renegotiate trade regulations with potential partners. We need to remember that changes in a global supply do not come about from one day to the next; it might take years before a company can reconfigure its sourcing, manufacturing process, logistics planning, and so on.

There is no time to waste. The business leaders of multinational and domestic companies must be prepared to understand and evaluate the business environment, to foresee the possible changes, to evaluate challenges and economic impact; they must be able to reconfigure management and organizations, be assertive negotiators with governments as well as with suppliers and customers, and to evaluate and design new processes, products, and customer-service management.

Madrid System governed only by the Madrid Protocol

INPI
Instituto Nacional da Propriedade Industrial

The Protocol Relating to the Madrid Agreement Concerning the International Registration of Marks — the Madrid Protocol — is one of two treaties comprising the Madrid System for international registration of trademarks.

The protocol is a filing treaty and it provides a cost-effective and efficient way to ensure protection for marks in multiple countries through the filing of one application with a single office, in one language, with one set of fees, in one currency.

The Madrid Protocol also simplifies the management of the mark, since a simple, single procedural step serves to record subsequent changes in ownership or in the name or address of the holder with World Intellectual Property Organization’s International Bureau.

With the recent access of Algeria to the Madrid Protocol Relating to the Madrid Agreement Concerning the International Registration of Marks, the filing and management of international registrations will be simplified. Signatory to the Madrid Agreement since 1972, the country was the last of the 95 members of the Madrid System which was not party of the Protocol.

This represents a milestone for the Madrid System. From now on all the international registrations of marks will be exclusively governed by the Madrid Protocol.

As explained by WIPO, “An international registration produces the same effects as an application for registration of the mark made in each of the countries designated by the applicant. If protection is not refused by the trademark Office of a designated country within a specified period (12 or 18 months), the protection of the mark is the same as if it had been registered by that Office. The Madrid system simplifies greatly also the subsequent management of the mark, since it is possible to record subsequent changes (such as a change in ownership or a change in the name or address of the holder) or to renew the registration through a simple single procedural step with the International Bureau of WIPO. Further countries may be designated subsequently.”

La marca: una herramienta para la toma de decisiones

Carolina Belmar
Trademark Subdirector at INAPI

Día a día nos vemos rodeados de una abundante oferta de productos y servicios, más o menos similares, entre los cuales debemos decidir cuál de ellos elegimos. En este escenario, las marcas ayudan a diferenciar y distinguir unos de otros.

El origen de las marcas se remonta a la antigüedad, cuando los artesanos reproducían sus firmas o “marcas” en los productos y, si bien en un principio, buscaba indicar propiedad, con el desarrollo del intercambio comercial ha evolucionado para servir como identificador del origen de los productos y servicios que se ofrecen en el mercado. En este sentido, la marca es un elemento que ayuda a ordenar el mercado en tanto busca evitar la confusión en el público consumidor.

En Chile, las marcas comerciales se encuentran reguladas en el Título II de la Ley 19.039 de Propiedad Industrial, que señala que bajo la denominación de marca comercial se comprende “Todo signo que sea susceptible de representación gráfica capaz de distinguir en el mercado productos, servicios o establecimientos industriales o comerciales. Tales signos podrán consistir en palabras, incluidos los nombres de personas, letras, números, elementos figurativos tales como imágenes, gráficos, símbolos, combinaciones de colores, sonidos, así como también, cualquier combinación estos signos”.

Las marcas, por tanto, pueden incluir nombres de fantasía (Kodak para material fotográfico), figuras (piénsese en esa especie de tic que utiliza la marca deportiva Nike), sonidos (recuérdese los acordes en guitarra eléctrica de la compañía Virgin Mobile) o combinaciones de unos u otros.

La marca es percibida como un elemento de identidad en la extensa variedad de productos y servicios ofertados en el mercado, contribuye a la transparencia y favorece la competencia. La marca, además, puede servir para señalar que un determinado producto es depositario de ciertas connotaciones -negativas o positivas, según el cliente-, confrontándose con otras en el proceso de comercialización. Las experiencias de los consumidores, respecto de un determinado producto o servicio, le permitirán en sus decisiones futuras definir rápidamente la elección de uno por sobre otro. En esa decisión, la marca cumple un rol fundamental, facilitando la identificación y finalmente la adquisición.

Un producto que posee ciertas cualidades adquiere a través del tiempo un prestigio definido, que podrá potenciarse y mantenerse gracias a la acción de una marca posicionada. Esta reputación se hace extensiva no sólo al producto sino además a quien lo elabora, e incluso podría llegar a identificar a quienes lo consumen.

Una marca que se mantiene y consolida en el mercado es entonces un agente silencioso y eficaz de la procedencia, a la vez que como signo distintivo comunica cualidades y atributos del bien que se comprará o del servicio que se obtendrá. Por tanto, es capaz de desarrollar una especie de “personalidad exclusiva”, capacitada para prestigiar a fabricantes y consumidores.

Frente a la potencial adquisición de un producto o servicio y ante la multiplicidad de opciones, uno de los primeros elementos que atrae a la mayoría de las personas, es la marca. De allí que, en algunos casos, ha llegado a transformarse en un símbolo que entrega, o definitivamente niega, la calidad y confianza de los consumidores.

De las múltiples marcas que se usan profusamente en el mercado; sin embargo, sólo aquellas que han sido registradas cuentan con el derecho exclusivo de usar ese signo distintivo en el mercado para los productos o servicios en que ha sido registrado.

Mayores informaciones en http://www.inapi.cl