Nuestro interés por patentar en el extranjero

Maximiliano Santa Cruz Scantlebury
National Director of the National Institute of Industrial Property – INAPI

Han pasado poco más de dos años desde que el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, INAPI, empezara a operar como Administración encargada de búsqueda y examen preliminar internacional (ISA/IPEA) del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), tanto para los solicitantes chilenos como para aquellos pertenecientes a los países de Latinoamérica y el Caribe, miembros de PCT.

El sistema PCT es la columna vertebral del registro de patentes internacionales. Es el Tratado más importante en materia de tramitación de patentes. Chile ingresó a este Tratado en 2009, y actualmente 148 países son miembros, y de ésos solamente 21 son ISA/IPEA (Autoridades de búsqueda y examen preliminar internacional), una categoría que habilita a emitir una opinión que puede ser utilizada por las oficinas de patentes de los restantes países miembros del tratado. Una de esas 21 oficinas es el INAPI, lo que la hace la segunda en la región en conjunto con la oficina de Brasil y la segunda en tener como idioma de trabajo el español, junto a la oficina Española.

Durante el primer año que INAPI ha funcionado como ISA/IPEA, desde el 22 de octubre de 2014 a diciembre de 2015, se presentaron 169 solicitudes internacionales PCT que designaron a INAPI como ISA, de las cuales 123 fueron chilenas y el resto de países latinoamericanos, quienes eligieron y confiaron en INAPI para realizar búsquedas internacionales.

Al respecto, debo destacar que de las solicitudes que nos han designaron como ISA/IPEA en ese periodo, 44 corresponden a universidades chilenas (más 5 extranjeras). Ese número es muy alto, y reafirma las cifras que se tuvieron durante ese período como Oficina Receptora, en donde 22 solicitudes de un total de 90 que se recibieron (equivalente a un 24,4%) fueron de universidades nacionales. Estos números superan claramente en forma porcentual las cifras globales respecto del patentamiento de universidades en PCT y, por otra parte, confirma el acierto de INAPI de fijar tasas diferenciadas y de menor valor para las casas de estudios superiores, como una manera de facilitar y promover la acción de las universidades en la innovación. Ello queda demostrado con las solicitudes presentadas por universidades con menos experiencia en el patentamiento de sus innovaciones, como la Universidad de Talca, la Universidad Andrés Bello y la Universidad del Biobío, las que se unen a otras ya más consolidadas como la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Concepción y la Universidad de Santiago.

Las universidades son la fuente primaria de la mayoría de las innovaciones tecnológicas y son el puente perfecto para establecer un intercambio de doble vía entre la investigación por un lado y los negocios y la comercialización por el otro. En Chile las universidades están haciendo un buen esfuerzo en patentar y que deberían seguir haciendo y promoviendo.

La generación de nuevo conocimiento a través de la actividad científica de las universidades es un instrumento fundamental para llegar al desarrollo económico, social y cultural. Chile posee una tradición científica que lo sitúa en posiciones de vanguardia en términos de productividad a nivel latinoamericano y eso es lo que reflejan estas cifras.

Quiero decir que en INAPI estamos muy satisfechos con el número de solicitudes que nos han designado durante dicho período como ISA/IPEA de PCT, ya que ello da cuenta de la alta confianza que despierta INAPI en la comunidad de la Propiedad Industrial tanto chilena como de la región y a la vez nos genera una enorme responsabilidad con aquellos solicitantes que confiaron en nosotros para prestarles un servicio de búsqueda de calidad y eficiente.

Gold Medal for Chile

Maximiliano Santa Cruz Scantlebury
National Director of the National Institute of Industrial Property – INAPI

In 1986 the world heard the breaking news on the field of medicine. The Food and Drug Administration (FDA) announced the approval of the first recombinant vaccine, product developed to fight the Hepatitis B virus, a potentially mortal infection.

The Chilean biochemist Pablo Valenzuela Valdés was behind this historic scientific achievement. He became a referent of the genetic engineering as well as a pioneer on the technology transfer at the University of California, San Francisco.

The invention was patented and then licensed to pharmaceutical firms who were responsible for distributing the vaccine to dozens of countries. The license agreement has become the most prolific in term of economic results for the University of California, San Francisco in almost two decades, allowing funding new discoveries and further technology development.

Later the protection of industrial property on the vaccine, based on research about yeast, produced a number of tests which transformed the blood banks in a safer source.

Dr. Valenzuela´s contribution still gathers praise. On last October 22nd he became the first Chilean scientist to be awarded with the Gold Medal for Inventors, given by the World Intellectual Property Organization (WIPO). The award was promoted by The National Institute of Industrial Property of Chile (INAPI), due to Valenzuela significant contribution to the creation of new knowledge and its appropriation, which has meant a truly entrepreneurship engine for development.

The award had a special meaning for the patent system, as was given at the first anniversary since INAPI began operations as International Searching and Preliminary Examining Authority (ISA/IPEA) under the Patent Cooperation Treaty (PCT). This new role, reserved only for 21 national agencies in the world, has meant a stimulus for Chilean universities and inventors in order to globalize their inventions and reach bigger markets.

During this year, 11 countries from Latin America and the Caribbean, which are PCT members, have designated the Chilean office as the mandated office to search and conduct the preliminary examination on patents.

Thus, the Chilean agency of industrial property provides services beyond their borders as well as Chile paves the way for the proliferation of new inventors who might impact the world with their technological developments as Pablo Valenzuela did almost three decades ago. He is the undisputed winner of the WIPO Gold Medal.